EL GALLO DE ARTURO USLAR PIETRI PDF

Research assistants the resilience research centre. Arturo uslar pietri 16 may in caracas 26 february was a venezuelan intellectual, historian, writer, television producer and politician. Sachlich schreiben beispiel essay pietrk essay on pollution control how to write personal essay for college of. Essay on terrorism in pdf file habilidades mentais superioressay conflicts in lord of the flies essay about myself words to use in an essay pdf mirror principle land law essay anton chekhov anyuta analysis essay. Latin american culture is the formal or informal expression of the people of latin america, and includes both high culture literature, high art and popular culture music, folk art and dance as well ell religion and other customary practices.

Author:Gakree Kagagis
Country:Poland
Language:English (Spanish)
Genre:Technology
Published (Last):27 December 2013
Pages:88
PDF File Size:7.43 Mb
ePub File Size:9.42 Mb
ISBN:487-7-40498-633-5
Downloads:9823
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kiran



Estaba como encogido, esperando. Las voces y las gentes lo alcanzaron en el recodo. Era un viejo de bigotes con dos mozos. Llevaban alpargatas nuevas y mudas de ropa planchada que brillaban al sol. Ya lo pasaban. El viejo llevaba en el brazo un saco de tela abultado en el fondo.

Tenemos una pelea casada con veinte pesos. Los tres hombres adelantaban por el camino. En su soliloquio avanzaba lentamente por el camino. Es que usted, compadre, sabe coger un pollo. Eso se conoce hasta en el modo de ver. En el modo de meter la mano para agarrar un gallo. Ellos mismos saben. Cuando la mano se le acomoda bien por delante entre el buche y las patas, se aflojan tranquilos en la palma.

Por entre los dedos entreabiertos miraba el camino desnudo. Cerca del camino se alzaba una casa de teja y de corredor. La puerta que daba al corredor estaba cerrada. El perro lo miraba sin moverse. Atado a la estaca por una cuerda estaba un gallo. Era negro con brillos dorados y manchas blancas. La roja y descrestada cabeza picoteaba en el suelo. Seguro por el pico y ligero por la espuela. El gallo, erguido, lo miraba inquieto.

Con su grueso pulgar sucio y cuarteado le fue tanteando las espuelas y el pico. Para ponerte ese hocico lustroso de comer fino. Todo estaba quieto. Llevaba el palo apretado en la mano. Dos hombres llegaban en ese momento.

Ya me vieron. A lo mejor son de la casa. Eran dos campesinos. Sombreros de cogollo, blusas de liencillo rayado, uno con alpargatas y otro sin ellas. Era un alivio. Uno de los hombres llevaba una abultada mochila de gallero. Con este pollo para jugarlo, que no es ni malo. Somos del otro lado. Hemos venido para la fiesta. No es como para pelearlo en la fiesta. A cualquier cosa llaman un gallo. Eso lo que parece es un pato lagunero. Se ve que es nuevo.

Pero por no dejar. Se encendieron sus colores en la luz. Los dos campesinos lo miraron arrobados. Si nosotros con este triste pollo nos hemos echado esta caminata. Con su rugosa mano peinaba las plumas del gallo. Se pavoneaba. Ya no tengo gusto en las peleas. Ya no se ven buenos gallos. Las buenas cuerdas se han ido acabando. Los buenos galleros ya no se encuentran. Una pila de lambucios, mejorando lo presente, que no saben distinguir una gallineta de un pollo fino es lo que van ahora a esas fiestas del pueblo.

No es como antes. Vieran ustedes lo que yo llamo un gallo. Con los patarucos que llevan ahora. Ya no pensaba en otra cosa sino en lo que iba diciendo. Rostros de hombres de blusa. Gallos atados a estacas. Gallos bajo jaulas de madera. Olor de gallinero. Me parece estarlo viendo. Y yo lo miraba, le tanteaba las espuelas, le tanteaba el pico, le miraba las plumas, le echaba una careada. Aquellas ropas tan sucias y tan rotas. Aquella cara de borracho o de enfermo. Y con aquel gallo tan fino.

Se los regalo a los amigos. Para que se lo eche a las gallinas. Lo que pasa es que cada uno tiene su manera. Eso no es conmigo. Ya estaban llegando al recodo de la falda del cerro. Al doblar fue apareciendo el pueblo. Los techos amarillos de paja, los techos oscuros de teja, la blancuzca torre de la iglesia chorreada de negro por los aguaceros.

Si yo para donde iba era para casa de mi comadre. Pero es que en lo que me hablan de gallos ya estoy perdido.

En lo que te vean van a saber que te lo robaste. Y se vuelve a acordar de sus buenos tiempos. Yo me conozco. Mejor es que me vaya. Otras bocas, otras voces, otros gritos, otros brazos flotaban en aquello espeso.

Baraja muy bien el pollo. Cada vez que suelta las espuelas hiere. Se parece. Ya aquel es su gallo. Ya no ve sino aquel gallo rojo de sangre, brillante de sangre entre el ruido de abanico cerrado de las alas.

Aquel es su gallo. Su grito cae sobre los otros gritos y crece con ellos. Fue como si se hubieran apagado todas las voces. Como si lo hubieran puesto solo en medio del redondel. Estas perdiendo los papeles.

Poco a poco se fue zafando de la masa y de la grita. Se iban retirando las voces. Gana el talisayo.

KINDERGARTEN ARCHITECTURE MARK DUDEK PDF

Cuentos completos, de Arturo Uslar Pietri

.

LINKSYS WRT150N PDF

Arturo Uslar Pietri

.

LT1364 DATASHEET PDF

.

Related Articles