ELISABETH ROUDINESCO FAMILIA DESORDEN PDF

Life[ edit ] Roudinesco was born to half- Jewish parents in newly liberated Paris in September , and grew up there. She was a friend of Jacques Lacan - and whose sister was the feminist Louise Weiss , of the Javal family. Her father was physician Alexandre Roudinesco, of Romanian origin, who had "a passion for history and a phenomenal library". He was born in Bucharest in a Jewish and francophile milieu, and his father had been an editor. This approach allowed her to demonstrate that most of 20th century literature has been influenced by the history of Freudianism and psychological medicine based on the theory of degeneration.

Author:Tobei Daijind
Country:Lithuania
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):26 November 2015
Pages:411
PDF File Size:10.31 Mb
ePub File Size:16.10 Mb
ISBN:115-4-58713-663-5
Downloads:48102
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakakora



En consecuencia, el interdicto del incesto es tan necesario para la creacin de una familia como la unin de un sexo masculino a un sexo femenino. Construccin mtica, el interdicto est ligado a una fun- cin simblica. Es un hecho de cultura y de lenguaje que prohbe en diversos grados los actos incestuosos, justamente debido a que existen en la realidad.

Por eso permite diferen- ciar el mundo animal del mundo humano, al arrancar una pequea parte del hombre a ese continuum biolgico que ca- racteriza el destino de los mamferos. En esas condiciones, la familia puede considerarse como una institucin humana do- blemente universal, porque asocia un hecho de cultura, cons- truido por la sociedad, a un hecho de naturaleza, inscripto en las leyes de la reproduccin biolgica.

Conviene sealar, sin embargo, que si bien la prohibicin del incesto entre madre e hijo y padre e hija parece ser, con algunas excepciones,7 una de los grandes invariantes de la doble ley de la alianza y la filiacin, no siempre se la interpret de la misma manera se- gn las sociedades y las pocas. En las sociedades democrticas de nuestros das, el acto incestuoso entre adultos es reprobado y siempre se vive como una tragedia y, por lo tanto, como un interdicto "interiorizado"; pero no se castiga como tal si ninguno de los involucrados hace una denuncia.

Slo se sancionan la pedofilia incestuosa o no , la corrupcin de menores, la violacin, el exhibicionismo o el atenta- do al pudor. La ley prohbe el matrimonio incestuoso y no se admite filia- cin alguna para el hijo nacido de una relacin semejante. Slo puede reco- nocerlo la madre, si lo declara de padre desconocido. Por eso, interrogado por un socilogo sobre la posicin que debera asumir la antropologa, como disciplina, con respecto a la cuestin de las nuevas formas de organizacin de la familia, Lvi-Strauss respondi: "El abanico de las culturas huma- nas es tan amplio, tan variado y de tan fcil manipula- cin , que en l encontramos sin esfuerzo argumentos en apoyo de cualquier tesis.

Entre las soluciones concebibles a los problemas de la vida en sociedad, el papel del etnlogo consiste en catalogar y describir las que, en determinadas condiciones, se revelaron viables". En otras palabras, es preciso admitir que dentro de los dos grandes rdenes de lo biolgico diferen- cia sexual y lo simblico prohibicin del incesto y otros 9 Segn Jack Goody, la institucin del matrimonio cristiano y su reglamentacin definitiva en el siglo XII pusieron fin en Europa a las uniones entre parientes cercanos, ya que a partir de entonces se las con- sider "incestuosas".

La Famille en Europe, ob. Por consiguiente, no basta con definir la familia desde un mero punto de vista antropolgico; tambin debemos saber cul es su historia y cmo se introdujeron los cambios caractersticos del desorden que hoy parece afectarla. La palabra misma encubre diferentes realidades.

En un sen- tido amplio, la familia siempre se defini como un conjunto de personas ligadas entre s por el matrimonio y la filiacin, e incluso por la sucesin de individuos descendientes unos de otros: un genos, un linaje, una raza, una dinasta, una casa, etctera. Para Aristteles, opuesto en este aspecto a Platn,12 se define como una comunidad oikia u oikos que sirve de base a la ciudad polis. Lejos de conformar un grupo, est organiza- da en una estructura jerrquica, centrada en el principio de la dominacin patriarcal.

La constituyen tres tipos de relaciones, calificadas de "elementales": el vnculo entre el amo y el escla- vo, la asociacin entre el esposo y la esposa, el lazo entre el padre y los hijos. En consecuencia, la oikia demuestra ser indis- pensable para la vida en sociedad, porque toda ciudad est compuesta de familias y, privada de ellas, una ciudad correra el riesgo de hundirse en la anarqua.

En cuanto a la llamada familia conyugal "nuclear" o "restrin- gida", tal como la conocemos hoy en Occidente, es la culmina- II Cf. Regard ethnologique sur la parent et la famille", en Andr Burguiere et al. Vase tambin la p. DIOS PADRE cin de una larga evolucin -del siglo XVI al siglo XVI , en el transcurso de la cual el ncleo padre-madre-hijo s , del que ha- bla Lvi-Strauss, se separ de lo que constitua antao las ami- lias: lm conjunto, una casa, un grupo, que inclua a los dems parientes, los allegados, los amigos, los domsticos.

No obstan- te, esta estructura nuclear bsica lJ parece haber existido en Eu- ropa desde la Edad Media, mucho antes de convertirse en el modelo dominante de la poca moderna. Podemos distinguir tres grandes perodos en la evolucin de la familia. En un primer momento, la llamada familia "tra- dicional" sirve, ante todo, para asegurar la transmisin de un patrimonio. Los casamientos se arreglan entonces entre los padres sin tomar en cuenta la vida sexual y afectiva de los futuros esposos, unidos en general a una edad precoz.

Segn esta perspectiva, la clula familiar se apoya en un orden del mundo inmutable y sometido en su totalidad a una autoridad patriarcal, verdadera transposicin de la monarqua de dere- cho divino. En un segundo momento, la llamada familia "mo- derna" se convierte en el receptculo de una lgica afectiva, cuyo modelo se impone entre fines del siglo XVlIl y mediados del siglo xx. Fundada en el amor romntico, sanciona a tra- vs del matrimonio la reciprocidad de sentimientos y deseos carnales.

Pero tambin valoriza la divisin del trabajo entre los cnyuges, a la vez que hace del hijo un sujeto cuya educa- cin est a cargo de la nacin. La atribucin de la autoridad es entonces objeto de una divisin incesante entre el Estado y los progenitores, por un lado, y entre los padres y las ma- dres, por otro.

Por ltimo, a partir de la dcada de , se II Sobre todo en Europa occidental, central y del norte. La atribucin de la autoridad comienza entonces a ser cada vez ms problemtica, en correspondencia con el aumento de los divorcios, las separaciones y las recomposi- ciones conyugales.

Que esta ltima organizacin familiar sea el sntoma de la importancia que el siglo XIX asignaba a la vida privada, o que sta se haya impuesto como objeto de estudio debido a ese movimiento, importa poco en comparacin con el hecho mis- mo, verdadero trastocamiento, producido en la sociedad occi- dental alrededor de La esfera de lo privado, como lo destaca Michelle Perrot, 16 surgi de una zona "oscura y maldi- ta" para convertirse en el mbito de una de las grandes expe- riencias subjetivas de nuestra poca.

Paralelamente, la descripcin literaria e histrica de la familia -o de la vida de las familias- fue sustituida, entre y , por un enfoque estructural de los sistemas de parentesco puesto en marcha por las nuevas ciencias hu- manas: sociologa, antropologa, psicologa.

De la Rvolution ala Grande Guerre, vol. DIOS PADRE ciones simblicas -reglas de la alianza, la filiacin o la ger- manidad- en desmedro de un enfoque ms tradicionalista centrado en el estudio de los orgenes mticos del poder paterno, el patriarcado o el matriarcado. En la poca moderna, la familia occidental dej, por ende, de conceptualizarse como el paradigma de un vigor divino o estatal.

Replegada en las fallas de un sujeto en suspenso, se desacraliz cada vez ms, al mismo tiempo que, de mane- ra paradjica, segua siendo la institucin humana ms sli- da de la sociedad. La familia autoritaria de otrora y la familia triunfal O melanclica de no hace mucho fueron sucedidas por la fa- milia mutilada de nuestros das, hecha de heridas ntimas, violencias silenciosas, recuerdos reprimidos.

Tras perder su aureola de virtud, el padre que la dominaba da entonces una imagen invertida de s mismo, en la que se deja ver un yo descentrado, autobiogrfico, individualizado, cuya gran fractura intentar asumir el psicoanlisis a lo largo de todo el siglo xx. Heroico o guerrero, el padre de antao es la encarnacin familiar de Dios, verdadero rey taumaturgo, seor de las familias.

Heredero del monotesmo, reina sobre el cuerpo de las mujeres y decide los castigos infligidos a los hijos. Sobre el nacimiento de las investigaciones acerca del parentesco, es preciso remitirse al estudio c1:sico de Francis Zimmermann, Enquete sur la parent, Pars, PUF, El primer gran estudio sobre las relaciones de la familia y el parentesco se debe al universitario ingls Henry James Summer Maine : Ancient Law.

En consecuencia, la filiacin biolgica genitor ape- nas se tiene en cuenta si no es seguida por la designacin por el gesto o la palabra. De ese ritual se deriva la posi- cin de mando del padre en e! La paternidad natural, entonces, no tiene significacin en el derecho romano: "El nio que no es reconocido como su hijo por un hombre, aun cuando haya nacido de su espo- sa legtima y de sus actos, carece de padre".

En cuanto al padre, puede, si quiere, legitimar a cualquier hijo natural: "Puede, como a cualquier extrao, darle todo, declararlo heredero y despojar a los hijos legtimos en su beneficio, pues l es el amo de su casa. Pero puede igualmente dejarlo en la indigencia, ignorarlo por completo: ese nio no es su hijo y l no le debe nada". IB Sin abolir la paternidad adoptiva, el cristianismo im- pone la primaca de una paternidad biolgica a la cual debe corresponder obligatoriamente una funcin simbli- ca.

A imagen de Dios, el padre es considerado como la encarnacin terrestre de un poder espiritual que trascien- de la carne. Pero no por ello deja de ser una realidad cor- poral sometida a las leyes de la naturaleza. En consecuen- cia, la paternidad ya no deriva, como en el derecho roma- no, de la voluntad de un hombre, sino de la de Dios, que cre a Adn para engendrar una descendencia.

Con respecw al debate moderno sobre la paterni- dad adoptiva, conviene remirse al captulo 7 de la presente obra, "El poder de las madres". El padre, entonces, es quien toma posesin del nio, ante lodo porque su semen marca el cuerpo de ste y, adems, porque le da su nombre.

Por lo tanto, transmite al nio un doble patrimonio: el de la sangre, que imprime una seme- janza, y el del nombre -nombre de pila y patronmico-, que atribuye una identidad, en ausencia de toda prueba biolgi- ca y de cualquier conocimiento del pape! Desde luego, el padre es reputado como tal en la me- dida en que se supone absolutamente fiel a la madre. Por otto lado, la eventual infidelidad del marido no tiene efec- to sobre la descendencia, porque sus "bastardos" se conci- ben fuera del matrimonio y, por ende, fuera de la familia.

En cambio, la infidelidad de la mujer es literalmente im- pensable porque atentara contra e! En realidad, slo la nominacin simblica 19 rantizar al padre que es, sin duda, el progenitor de su des- cendencia, por la sangre y el semen: "En la poca medie- val", escribe Didier Len, "la mayora de los hombres estn convencidos de que, durante la concepcin, la simiente fe- menina no cumple ningn papel en la formacin del em- 19 Existen varias modalidades de la transmisin del nombre del padre, cuya huella encontramos hoy en la costumbre de dar al primognito el nombre de pila del abuelo paterno y a la primognita el de la abuela pater- na, y as sucesivamente.

Tambin puede transmitirse al hijo mayor, ade- ms del apellido, el nombre de pila del padre o el padrino. Y este lugar atribuido al verbo tiene por efecto, a la vez, reunir y escindir las dos fun- ciones de la paternidad pater y genitor , la de la nominacin y la de la transmisin de la sangre o la raza. La palabra de! El descubrimiento experimental de los ovarios se producir en y el del espermatozoide por medio del microscopio , en En cuanto al proceso de fecunda- cin, se establecer en I1 Hasta el siglo XVIII, la pertenencia a la "raza" nobiliaria se defina por los lazos de sangre, es decir, por la antigedad de la ascendencia y el valor de las alianzas.

En el siglo siguiente, la burguesa reemplazara esta perte- nencia por la de los lazos hereditarios, asimilados a una "raza" biolgica "buena" o "mala".

La simiente femenina era necesaria para el engendramiento de un nio "normal"? Y, si faltaba, cul poda ser el riesgo para la descendencia? Sin embargo, to- dos estos interrogantes no apuntaban tanto a definir el estatus de un eventual deseo femenino en la procreacin como a hacer del vientre materno el receptculo ms fe- cundo de la potencia paterna, fuente de reproduccin. Debe dejarse "labrar" pasivamente, como un surco frtil, por el pene del hombre.

En cambio, en las rela- ciones prohibidas, hechas de "fornicacin" o placeres se- cretos, se la aparta de esa imagen para pintarla como domi- nadora o hechicera. El orden de la procreacin debe respetar el orden del mundo. Penetrada por el hombre tendido sobre ella, la mujer ocupa su verdadero lugar.

Pero si la posicin se invierte, el orden del mundo se pervierte. Slo la imagen del hombre que cabalga a la mujer y penetra su carne se juzga conforme a la norma. Evolucin de las actitudes y comportamientos, Barcelo- na, Juan Granica, J. La Domination masculine, Pars, Seuil, [trad.

HITACHI CP-X1200 PDF

Élisabeth Roudinesco

.

ENSONIQ TS 10 MANUAL PDF

A FAMÍLIA SEGUNDO ROUDINESCO

.

HEJINIAN MY LIFE PDF

Post navigation

.

Related Articles