HISTORIA DE LAS IDEAS PEDAGOGICAS MOACIR GADOTTI PDF

Por un lado, el movimiento popular y socialista; por el otro el movimiento elitista burgues. Augusto Compte estudi en la escuela politcnica de Pars, donde fue influido por algunos intelectuales, entre los cuales est el matemtico Joseph-Louis Lagrange y el astrnomo Pierre Simon de Laplace Fue secretario de Saint-Simon de quien sigui la orientacin para el estudio de las ciencias sociales y las ideas de que los fenmenos sociales como los fsicos pueden ser reducidos a leyes y de que todo conocimiento cientfico y filosfico debe tener por finalidad el perfeccionamiento moral y poltico de la humanidad. La principal obra de Comte es el Curso de filosofa positiva, integrado por seis volmenes, publicados entre y Separado de su primera esposa, conoci a Clotilde de Vaux en , cuya muerte acontecera al ao siguiente.

Author:Brabei Gardabei
Country:Moldova, Republic of
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):2 December 2009
Pages:137
PDF File Size:14.77 Mb
ePub File Size:9.57 Mb
ISBN:868-5-48226-660-5
Downloads:15781
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Sazahn



Unidad 1. Unidad 2. Unidad Departamento de Didctica y Organizacin Educativa. Universidad de Barcelona. Aunque parezca que lo sabemos todo sobre el profesorado y su formacin, lo cierto es que llevamos pocos aos analizando, investigando y escribiendo sobre ello. Me refiero, especficamente, al anlisis de la formacin del profesorado como objeto de estudio, como campo de conocimiento.

Se puede argumentar que la preocupacin por formar maestros, la formacin inicial, es muy antigua, de hace siglos. Y es as, la formacin inicial de maestros se ha ejercido de una forma u otra desde la antigedad, desde el momento que alguien decidi que otros educaran a sus hijos. Pero la preocupacin por saber cmo, de qu manera, con qu modelos, y, sobre todo, la conciencia de que ese conocimiento y esas aptitudes deban ser revisadas y actualizadas es algo mucho ms reciente.

Es decir, la reflexin y la indagacin sistemtica sobre la formacin del educador, inicial o permanente, son muy actuales. En este prlogo me interesa recoger nicamente los temas que nos ayuden a comprender el discurso y nos permitan generar alternativas de futuro.

Tampoco es objeto de esta reflexin afrontar las partes oscuras de la formacin, por el contrario me interesa mostrar aquellos elementos de la herencia pedaggica que nos permitan seguir construyendo y aportar alternativas de cambio en la formacin. Me gustara que este somero anlisis histrico reflejara claramente que la enseanza, la institucin educativa, las finalidades de los Sistemas Educativos, han ido cambiado y que consecuentemente el profesorado, y su formacin, debe sufrir un cambio radical en su modo de ejercer la profesin, y tambin en su proceso de incorporacin y de actualizacin profesional.

Por ejemplo, la universidad, el discurso terico y la tradicin cultural occidental como superior y nica, despreciando otras identidades y aportaciones culturales.

Y por ltimo, un rearme profesional necesita oponerse frontalmente a cualquier manifestacin explcita u oculta de la racionalidad tcnica tan de vuelta hoy da competencias, planes estratgicos, calidad , bien sea en los contenidos curriculares o en las formas de gestin y control tcnico-burocrtico de la educacin y de las escuelas.

Cabe constatar, no obstante, que la desorientacin que se padece se debe a que, buscando alternativas, hemos avanzado ms en el terreno de las ideas que en el de las prcticas. El profesorado debe moverse hacia una formulacin colectiva de nuevas metas y nuevas estrategias destinadas a construir un nuevo papel en su funcin educadora. El rearme moral, intelectual y profesional del profesorado pasa por la recuperacin del control sobre su proceso de trabajo, devaluado como consecuencia de la fragmentacin curricular, del aislamiento y de la rutinizacin y mecanizacin laboral.

El objetivo es resituar a los profesores para aumentar su consideracin y estatus social. Y ello se logra mediante la verdadera colegialidad entre colegas, y a travs de la participacin con todos los que intervienen en la educacin de la infancia y la adolescencia: la comunidad. Tambin hemos de revisar la legitimacin oficial del conocimiento escolar, hoy da tan discutido por ciertas polticas educativas, y tratar de poner a los estudiantes en contacto con los diversos campos y vas del conocimiento, de la experiencia y de la realidad.

En este sentido, es necesario ser sensible a las tradiciones y valores de las minoras tnicas y culturales.

Es difcil, con un pensamiento educativo nico predominante, desenmascarar el currculum oculto y descubrir otras maneras de ver el mundo. La educacin debe romper esa forma de pensar que lleva a analizar el progreso de una manera lineal y que no permite integrar otras identidades sociales, otras manifestaciones culturales de la vida cotidiana, y otras voces secularmente marginadas.

Provocando as la exclusin social de grandes capas de la poblacin. Una nueva forma de ver la educacin pasa necesariamente por comprender qu ocurre ante las especificidades relativas a las reas del currculum, a la veloz implantacin de las nuevas tecnologas de la informacin, a la integracin escolar de nios y nias con necesidades educativas especiales, o al fenmeno intercultural. Las nuevas experiencias para una escuela diferente deberan buscar alternativas distintas en la lnea de una enseanza ms participativa, donde el fiel protagonista histrico del monopolio del saber, el maestro, comparte su conocimiento con otras instancias socializadoras que estn fuera del establecimiento escolar.

Y tambin nuevas alternativas a la formacin permanente del profesorado, haciendo sta ms dialgica, ms participativa, ms ligada a proyectos de innovacin, y por lo mismo menos individualista, estndar y funcionalista, ms basada en el dilogo entre iguales y tambin entre todos los que tienen algo que decir y que aportar a la persona que aprende. Este libro puede ayudar a ello. Los autores han creado un manual donde el educador puede, paso a paso, leccin a leccin, recuperar las ideas perdidas por tanta racionalidad y reflexionar sobre cmo mejorar su prctica docente.

O mejor an, fundamentarla. Aunque el libro est pensado para estudiantes de formacin inicial, es un instrumento muy til en la formacin permanente del profesorado.

No hay mejor profesor o profesora que aquel que es Culto con maysculas. Esa cultura que impregna la personalidad, que es capaz de introducir un elemento del contexto en el aula, una poesa, un aforismo, una pintura, una noticia, un relato, una historiaEl maestro o la maestra culto depende menos del exterior y se hace menos vulnerable al contexto social, econmico y poltico. O sea ms libre. Este libro aporta su grano de arena en esa libertad. Barcelona, Agosto A Modo de Introduccin La globalizacin, nadie sabe como ha sidoNo hay otro remedio que navegar en las encrespadas aguas globalessabemos que podemos contar poco con Estados nacionales obsoletos y defensivamente agrupados en carteles poco operativos, que los sindicatos de la era industrial bastante tienen con sobrevivir y que las empresas viven al da, pendientes del parte meteorolgico de los mercados financieros.

Por eso es esencial, para esa navegacin ineludible y potencialmente creadora, contar con una brjula y un ancla.

La brjula: educacin, informacin, conocimiento, tanto a nivel individual como colectivo. El ancla: nuestras identidades. Saber quines somos y de donde venimos para no perdernos a donde vamos Castells, 1. Sin lugar a dudas, la cita introductoria de Manuel Castells, con la que iniciamos es libro de Filosofa de la Educacin, nos da la pauta para deducir un cuerpo hipottico de vital importancia: en primer lugar, la arquitectura social actual est configurada por la globalidad, lo que implica la definicin de una nueva sociologa o hipersociologa pautada por los flojos del conocimiento, de los aprendizajes y de las nuevas tecnologas; en segundo lugar, la Educacin y una educacin de calidad- es el criterio principal para no naufragar en la vorgine de cambios que vivimos en los albores del siglo XXI; y en tercer lugar, la necesidad de reflexionar sobre la identidad con cabeza global y pies locales- para no caer en los peligros del economicismo y de las incertidumbres.

Pero este libro, intenta responder a la Formacin de Docentesest dirigido a aquellos y aquellas que tienen la grave responsabilidad de formar conciencias y ciudadanos; en efecto, los maestros y maestras no son profesionales que tienen una misin tecnocrtica, pragmtica y utilitaria, sino, una misin tica y notica2, cuyos efectos, en la sociedad actual son determinantes.

Y es que, ciertamente, la educacin en la poca actual, en momentos de post-industrializacin, posee un nuevo significado; el Informe de la UNESCO para la educacin del siglo XXI nos presenta un giro copernicano en lo que respecta a la concepcin didctico-pedaggica, al sostener que el reto del aula y del y la docente es: a el aprender a conocer; b el aprender a hacer; c el aprender a convivir; y d el aprender a ser; esto supone que los y las docentes deben facilitar y mediar los aprendizajes desde estas cuatro perspectivas, superando las visiones reductivas cognitivas e integrando aspectos vitales y existenciales como lo son las habilidades, la convivencia social y la tica.

Es ms, las nuevas tendencias indican que el camino didctico-pedaggico del y la docente en la Sociedad del Conocimiento apunta y apuesta al Ensear a aprender, para as generar una cultura de aprendizaje permanente lifelong learning. Ser docente, significa entonces, asumir un nuevo talante, bajo el rol de Pedagogo Investigador o Pedagoga Investigadora, o mejor an, el de Mediador o Mediadora entre las experiencias del y la estudiante y el abrumador mundo informacional que nos rodea; no basta con preparar una gua didctica bajo el mtodo lancasteriano, sino que es imprescindible ensear a aprender y aprender toda la vida-, y adems, poseer plena conciencia de las nuevas necesidades literacy skills de la sociedad del conocimiento y de los nuevos analfabetismos funcionales idiomtico, informacional y tecnolgico.

Bello de Arellano, Mara E. Edgar Morn en su obra Los siete saberes necesarios para la educacin del futuro, nos seala tambin, la necesidad de estar preparados para afrontar los riesgos de las cegueras del conocimiento: el error y la ilusin; y nada ms apropiado para responder a estos grandes tpicos de la agenda global que estar formados sobre una slida base filosfica-educativa.

Para muchos profesionales y estudiantes, la filosofa ha sido considerada como una asignatura tediosa y abstracta; en efecto, la filosofa es mucho ms que una asignatura, es por el contrario una experiencia existencial que demanda una reflexin oportuna y real sobre asuntos histricos; en materia educativa, la filosofa de la educacin exige la superacin instrumental y reductiva del quehacer docente como rutina, e invita a pensar, discutir, debatir y producir ideas sobre todos aquellos fenmenos que ocurren en el aula.

Partiendo desde una reflexin antropolgica que nos pregunta: qu significa ser docente y qu significa ser alumno o alumna? En este texto, el lector o la lectora, encontrar un andamio de tres grandes bloques de ideas que conjugan, desde la filosofa, lo Educativo y la Sociedad del Conocimiento bajo un paradigma de ensear a aprender; se trata de una triloga de carcter histrico que presenta: en primer lugar, una introduccin a la historia de la ideas filosficas; en segundo lugar, un recorrido por los grandes pensadores educativos; y en tercer lugar, una agenda de temas lmite actuales que tocan la arista de lo educativo.

Vale la pena mencionar, que este libro forma parte de una coleccin enmarcada en el Proyecto Apoyo al Mejoramiento de la Formacin Inicial de Docentes de la Educacin Primaria o Bsica impulsado por la Coordinacin Educativa y Cultural Centroamericana CECC ; se trata de una iniciativa con identidad centroamericana en dnde participamos un conjunto de educadores y educadoras e investigadores e investigadoras de la regin, quienes pretendemos colaborar en la actualizacin de contenidos para la formacin de nuevos maestros y maestras.

Finalmente, es necesario agradecer a la Coordinacin Educativa y Cultural Centroamericana CECC , institucin que ha ideado y financiado este esfuerzo, -a travs de las Secretaras y Ministerios de Educacin de la regin- concretamente a dos personas que desde hace varios aos trabajan incansablemente por cristalizar los ideales de Integracin Centroamericana a travs de diversos proyectos: Don Marvin Herrera Araya, Secretario General de la CECC y el Dr.

Julio Esquivel distinguido acadmico e investigador educativo costarricense. Nuestras muestras de consideracin y respeto a la CECC, a los Ministros y Ministras de Educacin, y de manera especial a los futuros maestros y maestras, razn de ser de estas lneas y reflexiones. Un especial reconocimiento a Ana Carreras, conciencia crtica de este libro, por su apoyo y observaciones en el proceso de validacin, revisin y diagramacin. Oscar Picardo Joao, MEd. El texto Educacin y Sociedad del Conocimiento: Introduccin a la filosofa del Aprendizaje, como instrumento didctico para la formacin inicial de docentes, est organizado intencionalmente bajo una concepcin pedaggica informacional.

En primer lugar, cada captulo est organizado en unidades; cada unidad, est introducida por un mapa conceptual; posteriormente se presenta un contenido extenso con ilustraciones e imgenes, y al final, un recuadro que contiene: a tareas de profundizacin para redes de estudiantes; b refuerzo de otras fuentes, especialmente on line; y c un glosario complementario, con anlisis etimolgico o expansivo de conceptos.

Con este recuadro final, el formador o formadora de docentes podr ampliar el alcance temtico presentado por el texto; asimismo, se propone como estrategia de evaluacin la tcnica del Portafolio, razn por la cual, muchas de las tareas enunciadas van encaminadas a esta tcnica. Qu es el portafolio? El portafolio debe consignar todo lo que sucede fuera del aula en relacin con los aprendizajes; el y la estudiante lo puede organizar como l o ella desee, por: artculos, pensamientos, recortes de peridico, noticias, ilustraciones, etc.

El proyecto del libro, no excluye otras formas de evaluar que utilicen los y las formadores de docentes; otra estrategia recomendable de trabajo y de evaluacin, consiste en la Complementacin Informacional, lo que supone, siempre ir ms all de los contenidos del este texto, bien sea con otras fuentes bibliografa o internet o estableciendo tareas asociativas entre la teora y el acontecer de la realidad nacional de cada pas. Vale la pena insinuar, que otro inters vertido en el libro que aparecer en las tareas es la provocacin para crear nuevos conocimientos, y as soslayar el saber por autoridad; el futuro maestro o maestra tiene que aportar a las ciencias, y para ello es importante que se arriesgue siempre a una crtica yuxtapuesta al aporte, es decir, bsqueda constante de nuevas ideas, nuevos conocimientos, nuevas teorashay que producir un pensamiento pedaggico propio ajustado a las necesidades circunstanciales de lo local, de la escuela, del aula y de cada alumno o alumna Los autores 3 Ver, p.

Moreno Alonso, D. Zamorano; Tegucigalpa, Los programas de Filosofa que exigen la mayora de carreras a nivel centroamericano, dentro de la libertad de ctedra, proponen ciertas lneas procesuales, que se podran definir ms o menos as: a profundizacin en la reconceptualizacin del objeto, conceptos y mtodos de la filosofa; b anlisis de los procesos de produccin, sistematizacin y difusin del conocimiento; c creacin de un sistema racional y conceptual que sea til para analizar la realidad o para poseer una visin holstica de la ciencia.

Estas tres mediaciones intelectuales y prxicas: Mediacin analtica, Mediacin critica y Mediacin prctica, bien se pueden simplificar en un sistema metodolgico ms sencillo: aprender a Ver-Juzgar-Actuar.

Histricamente, sta ha sido y es la tarea del filsofo, desde los pre-socrticos hasta nuestros das: capacidad de asombro, problematizar y solucionar; hacer filosofa -o filosofar- o bien poseer cultura filosfica para aplicarla en la realidad, sea cual sea, es algo muy humano e histrico. Desde esta perspectiva intentamos sistematizar ciertos aportes con la intencin y pretensin de elaborar una aproximacin hacia la Idea de Filosofa desde la perspectiva histrica, para complementarla posteriormente con el devenir de las ideas educativas en el tiempo; este intento balbuciente, no slo se proyecta hacia la academicidad, sino tambin hacia la posibilidad de ordenar ciertas ideas que nos permitan comprender qu es filosofa desde y para la realidad misma.

En la actualidad, en un contexto crucial y vertiginoso de un mundo complejo y global, pautado por la complejidad, las incertidumbres y el predominio de los intangibles sobre los tangibles, descubrimos un entorno difcil constituido por pseudovalores, de manera que se hace necesario cada vez ms poseer un grado de criticidad que posibilite una visin difana, anlisis coyunturales, juicios acertados y praxis coherentes, esto a su vez tendr como consecuencia un despliegue histrico subtendido e interactivo entre la realidad y la teora, que por omisin o comisin debe ser una responsabilidad tica.

Pero qu es filosofa? Como se apunt anteriormente, el concepto surge en el contexto helnico; el precedente de la filosofa est enmarcado en las mitologas, teogonas y religiones rficas, esto significa que los fundamentos tericos de la persona, su visin de existencia y las del cosmos estaban en estas tres realidades; no obstante existieron otros condicionamientos de ndole econmicopoltico que impulsaron el filosofar; por ejemplo, la estructura democrtica posibilit una cierta libertad de pensamiento.

Esta democracia griega surge posterior a las guerras Mdicas a. El concepto filosofa se le atribuye a Pitgoras, segn cuenta Cicern, pero no es un dato absoluto; la diversidad de usos que se le ha dado al concepto filosofa tiene diversas 10 races. Por ejemplo, la sabidura en la cultura antigua era un concepto atribuido a los dioses, de aqu la primera distincin de sabidura y amor al saber, entendiendo ste ltimo como saber estrictamente humano; la sabidura competa a la omnisciencia divina, la persona no poda alcanzarla en plenitud, as que no tena otra salida que ser aspirante o amante al saber.

Este concepto inicial se ha ido modificando a lo largo de la historia, como todo lo humano e histrico; as tenemos concepciones fsicas pre-socrticos , concepciones morales-polticas Socrticas , concepciones antropolgicas Sofistas , concepciones epistemolgicas Platnicas , concepciones cientficas universales Aristotlicas , concepciones estrictamente morales escpticas, epicreas, esticas y cnicas , concepciones teolgicas cristiana y escolsticas , concepciones progresistas ilustrados , concepciones histricas-materiales Marxistas , concepciones racionalistas Cartesianas , concepciones existencialistas Heideggerianas ; y otras tales como: vitalistas, axiolgicas, fenomenolgicas, etc.

As como existen diversas concepciones u objetos de la filosofa, han existido formas de hacer filosofa; esto significa que el objeto de la filosofa no est dado como en otras ciencias, sino que el objeto se hace o se busca; filsofo es aquel que hace o establece su propio objeto, su propia sistematizacin y su propia metodologa, de ah la diversidad de filsofos y filosofas; aquel que simplemente sigue a una corriente de pensamiento, se estanca en la historia; el problema radica en "problematizar" y crear a partir de lo dado un nuevo objeto, tomando lo existente y sobre ello, es decir subtendidamente y dialcticamente posibilitar un nuevo discurso sobre la realidad histrica.

De este modo, la filosofa como actividad ha generado diversos objetos: naturales o fsicos, totales o metafsicos, humanos o morales, etc; y as mismo, ha sido instrumento especulativo, critico, radicalizador, emancipador y desemascarador. La primera poca histrica de la filosofa se puede catalogar como "Cosmocntrica", los pensadores se centraron en el anlisis del cosmos, particularmente en aspectos fsicos.

La filosofa en la antigedad y Edad Media signific una ciencia de la totalidad del saber, as se le llam "filosofa primera"; no obstante, este poder abarcador del saber tena un rea impenetrable: lo divino, que era reservado a la teologa, a esta poca se le llam "Teocntrica".

Una tercera poca soslaya los intereses estrictamente religiosos, y surge o renace la persona humana, con el Renacimiento anlogamente emerge el "Antropocentrismo". Luego lleg la Ilustracin y el Idealismo, la simbiosis gener un producto histrico: Los Maestros de la sospecha Marx, Nietzche y Freud , y as llegamos al postmodernismo, y a nuestros das.

En la historia de la filosofa han ido surgiendo metodologas o sistemas para hacer filosofa, esto significa que no hay una receta acabada que defina cmo se hace filosofa. Por ejemplo, Scrates propuso la "Mayutica" o el arte de dialogar, as para llegar a la verdad se fundamentaba en el poder de la palabra oral.

La "Dialctica" en sus diversas formas ha sido un camino para llegar a la verdad; para Platn la doxa u opinin era el punto de partida para juzgar lo aparente y oponer a sta su contrapartida para que surja la verdad; posteriormente se transformara la dialctica con nuevos elementos: tesis-antitesissntesis. La "Lgica" de Aristteles fue un complejo sistema de ordenamiento de ideas, se trataba de un mtodo epistemolgico para clasificar y ordenar conceptos, ideas y juicios.

La filosofa como toda ciencia posee divisiones sistemticas que dependen de los objetos, metodologas y formas de hacer filosofa. Por ejemplo, los griegos dividan a la filosofa a partir de dos factores: Experiencia fsica y tica y Forma lgica.

As mismo, 11 en su evolucin, la filosofa se ha ido tornando ms compleja, es decir con ms disciplinas; por ejemplo, algunos especialistas dividen a la filosofa en dos disciplinas: a Tericas: Teora del conocimiento o Epistemologa, que estudia los modos de conocer; Lgica, que estudia el ordenamiento y estructura de las ideas.

B Prcticas: tica, que estudia sobre las costumbres; Esttica, que se ocupa de la reflexin sobre la belleza y el arte. Aqu tambin se incluyen otras filosofas especializadas, tales como: del Derecho, de la Educacin y de la Poltica. Otras reas de estudio en el campo filosfico son: Metafsica, que estudia lo que est ms all de lo fsico; Ontologa, que estudia al ser; Axiologa, que estudia los valores; Teodicea, que estudia a dios; otras ramas son, la antropologa filosfica, la filosofa de la historia, etc.

Uno de los problemas ms crticos de la actualidad es la relacin que guarda la filosofa con otras reas del saber, especficamente en el campo cientfico; por lo general las ciencias demostrables han manejado un doble reduccionismo con relacin a la filosofa; reduciendo todo a lo funcional y a lo verificable; desde esta perspectiva, la filosofa defiende una postura ms crtica que pretende superar las apariencias de lo demostrable, ir ms all de lo material, inquiriendo la realidad.

Los neopositivistas Russell y Wittgenstein, parten de un principio de relacin con la ciencia, haciendo una crtica radical a la metafsica y realizando un anlisis lgico del lenguaje; esta corriente neopositivista disminuye el papel protagnico de la filosofa, y la reduce a simple lingstica. En respuestas a sta teora, Rudolf Carnap critica el tratado lgico-filosfico de Wittengenstein, planteando una ciencia ms unificada que abarque todas las ciencias con un mtodo del anlisis lgico del lenguaje; esta teora tambin reduce a la filosofa a la lingstica con un poco ms de amplitud.

Carnap, junto a Russell y Wittgenstein rechazan la metafsica.

FORMAL SEMANTICS OF PROGRAMMING LANGUAGES WINSKEL PDF

Historia de las ideas pedagógicas. Moacir Gadotti. Cap. 1 y 2.

.

CANON IR C2550 MANUAL PDF

História das Ideias Pedagógicas – Gadotti

.

Related Articles